Santiago

Local journalist Juan Sarmiento on ReSources Santiago [spanish available / english version upcoming] 
El periodista chileno Juan Sarmiento acerca de ReSources Santiago [disponible en español / inglés próximamente]

ReSources Santiago: Residuos como obra colectiva

De naturaleza efímera y comunitaria, la primera versión de ReSources en Chile se tomó el barrio Bellavista para realizar un taller donde re-pensar el desperdicio es una finalidad y también un medio para crear una instalación urbana.

——————————————————————————— Por Juan Cristóbal Sarmiento

A partir de una idea deforme para utilizar y revalorizar materiales considerados desechos, nació una conversación al respecto: ¿Qué es el desperdicio? ¿Cuáles son los límites de estos elementos? ¿Cuántas dimensiones y usos o desusos puede tener lo declarado inútil en su momento? ReSources the Project busca abrir las interrogantes desde el aquí y ahora, examinando las características de la ciudad, recursos y sus habitantes.

Lo particular reside en cómo se manifiestan las respuestas a aquellas preguntas. ReSources Santiago tuvo en su ADN un dinamismo que se aleja de los modelos de aprendizaje estáticos y apuesta a una mutación constante del formato workshop. Dependiendo de la geografía y el tipo de residuos que los ciudadanos generan, aparece una fotografía, una ilustración, una instalación pública, una escultura, una intervención urbana.

En esta versión realizada con el patrocinio oficial de la Municipalidad de Providencia y Hub Providencia, el puntapié inicial fue un período denominado ‘Calibración’ basado en un programa académico relacionado a la temática de los residuos que buscó poner a ritmo a los asistentes al workshop durante los 7 días previos al workshop mismo. Posteriormente, a manos de Luis Alfonso Monje y Gustavo Zamorano -arquitecto y colega artífice responsable también del proyecto en Chile-, comenzó el viernes 3 de Agosto el debate presencial y la acción grupal. El segundo día se dividió en una recolección de basura en los alrededores de Bellavista para luego comenzar y finalizar la construcción de la instalación. Ya así el día siguiente se invitó a finalizar la obra con una desinstalación pieza por pieza por parte de la comunidad y los visitantes. Fue una oportunidad para dialogar sobre la creatividad y la sustentabilidad, y poner manos a la obra.

La mutación de turno fue en pleno Barrio Bellavista, experiencia que también pasó por Milán, Italia y Kathmandú, Nepal. “Las personas que participan como visitantes, como constructores o artistas de la obra siempre están entusiasmados. Hay una felicitación grupal entre el equipo, ya estén conectados o no con el mundo sustentable. Esto tiene que ver con formas de responsabilidad, no es arte por arte”, expresó el fundador del proyecto, Luis Alfonso Monje, mientras veía como la muestra a base de cajas de madera se tomaba la Plaza Camilo Mori.

Las decisiones fueron conjuntas, el trabajo fue de todos. Esta vez se escogió usar cajas de madera, esas que comúnmente se utilizan en las ferias para las frutas y verduras. El equipo de ReSources Santiago, previo al inicio del workshop, buscó y recolectó más de 200 cajas. Entre negocios de barrio, ferias libres y mercados grandes como La Vega Central, las cajas tienen por momentos son aun una especie de moneda de canje, mientras en otros destinos es un objeto devaluado bajo cero. Había espacio para dialogar alrededor del objeto.

Luego de una búsqueda en varias ferias capitalinas, un intento que dio buenos e inesperados resultados fue en Peñalolén. Al llegar a Avenida Grecia, en la feria Ramón Cruz, un feriante que vivía en las cercanías tenía su casa atiborrada de cajas y se reusaba a botarlas. Las mantenía guardadas esperando que este recurso volviera a tener un uso, así aportando cerca de 50 cajas contribuyentes a hacer realidad ReSources Santiago.

“Esto no es una pintura de un museo de bellas artes. El proyecto no está centrado en el concepto de arte, si no en identificar problemas, ver espacios y revalorizar recursos. Al estar trabajando con un material muerto -tal cual la madera en cajas puede denominarse- como desecho, basura, residuo, material sobrante o material indeseado. Sin embargo, para mi es material de valor variable. En una discusión realizada el día viernes llegamos al punto de que las posibilidades de creatividad se dan en cuanto hay movimiento y cambio. La caja ahora tiene un valor distinto ya que pertenece a la construcción de todo esto”, analizó Monje.

El diálogo del grupo logró presentar una yuxtaposición. Las cajas, rígidas y rectangulares, crearon un ente curvo. Revalorización geométrica, también. Monje y Zamorano incentivaron el debate toda la semana, poniendo en duda hasta la sombra y su modus operandi fue la discusión entre todos, o si no la luz de las supuestas respuestas no aparecerían de la nada. “Popularmente está la idea de ‘pensar fuera de la caja’ y en un momento romper la morfología de la misma fue interesante. Por eso que independiente de qué ángulo se usó, o donde terminó la obra, lo que es trascendente es que rompimos algo que tiene una figura geométrica que se ve como el coartador de creatividad por excelencia”, agregó el creador de ReSources the Project.

Los transeúntes no fueron ajenos a la instalación. A plena luz del día y sin ninguna tela que sirviera de inaugurador, sustrayendo peso, la obra fue vista por todos los que se tomaban el fin de semana para pasear por Bellavista. Algunos preguntaban qué significa todo esto. La plaza se había transformado en un escenario que por 24 horas instaló la discusión de los residuos en la urbe bohemia de Santiago.

De la forma más efectiva, ReSources Santiago presentó un cuestionamiento evidente, en frente de la ciudadanía. Muy distinto hubiera sido realizarlo en un taller cerrado o en un galpón en las afueras de la ciudad. La presentación trató de cambiar la perspectiva desde lo estético y lo afuncional. La reutilización originada desde el ente inútil, evaluando constantemente el valor agregado de los elementos y participando de manera activa en las diversas facetas que tienen la creatividad de los autores y los recursos a mano.

Sin más, la instalación pública desaparece el domingo por la noche y ReSources Santiago quedó como una reunión, un aprendizaje, una puesta en escena. Aún hoy quedan cajas que esperan su nuevo dueño en Constitución #85, lo que hace que el proyecto se mantenga en el tiempo y vea piezas de la misma esparcirse por la ciudad. La próxima mutación es incierta pero en sus tres versiones solo se necesitó de un lugar y el desperdicio como recurso. Quizá, en cada parte que se reencarne el proyecto habrá una respuesta distinta a la pregunta: ¿Qué es el desperdicio?